Duelo: alto margen vs bajo margen de ganancia

márgenes de ganancia

En la batalla de hoy nos encontramos a los dos márgenes de ganancia por excelencia: el alto margen y el bajo margen. Hay expertos en cada lado de la balanza que aseguran que el margen que defienden es el mejor o el índice más exacto. Sin embargo, hemos puesto a prueba a ambos para saber cuál de los dos funciona mejor ¿Lo queréis saber? ¡Empezamos!

Margen bruto

Utilizaremos el margen bruto sobre los ingresos brutos de una empresa para saber cuál es su situación financiera, si es buena, o, si es mala. Se calcula restando los ingresos menos gastos y dividir el resultado entre los ingresos. Si os habéis fijado, se trata de la típica fórmula de beneficio (Bº= I-G), pues con esto nos referimos al margen bruto.

Nos sirve para conocer la situación general de la empresa, ya que, si gasto más que ingreso, el balance es negativo, es decir, estoy perdiendo dinero; de lo contrario, estaría ganando dinero. No obstante, no es definitivo, ya que hay que tener en cuenta más cosas.

Bajo margen

Cuando tenemos un bajo margen de ganancias significa que necesitamos vender mucho producto para generar ganancia porque estamos vendiendo el producto a un precio poco superior al de coste. El principal problema que se genera es cuando baja la venta del producto, algo de lo que tendrán que preocuparse, debido a que tienen que cubrir los gastos.

Por otro lado, los negocios a bajo margen pueden producir el producto rápidamente y a un coste bastante inferior que a los de alto margen. Se tratan de bienes que están alcance de, prácticamente, todos, por lo que cualquiera los puede adquirir.

Alto margen

Estamos ante el caso inverso, venderemos pocas unidades, pero a un margen alto de ganancia. Normalmente, suele utilizarse esta estrategia en productos de lujo o que tienen un precio de venta alto, debido a que son difíciles de fabricar, ya sea por materias primas o por tiempo de manufacturación. Aquí venderemos a un precio mucho más alto que el de coste.

Por tanto, es interesante adoptar esta estrategia contable cuando disponemos de un producto de gran valor, el cual tiene una demanda mínima y podemos sacar más ingresos vendiéndolo a un precio superior.

¿Ganador?

No habría un ganador como tal porque son dos estrategias distintas que dependerán del tipo de producto que vendemos. Si tenemos un bien de primera necesidad, nos interesará el bajo margen; si es de lujo, el alto margen.

Artículos sugeridos:

2018-09-26T16:38:29+00:00